Explosivos en minería, principales características de cada uno

noviembre 19, 2021 5:09 pm

A lo largo de la historia hemos utilizado distintos tipos de explosivos en minería. El primero de estos materiales fue la pólvora negra, pero conforme evolucionaban los avances en el terreno de la química se fueron introduciendo otras sustancias, como la nitroglicerina o el TNT.

Antes de elegir el explosivo, tenemos que tener en cuenta varias circunstancias como la ubicación geográfica, el tipo de roca a romper, sus dimensiones o las posibles alteraciones desde el punto de vista ambiental. A continuación, expondremos algunos de los explosivos más comunes usados en este sector:

  • Explosivos pulverulentos. Compuestos por determinados impermeabilizantes, estabilizantes y nitrato amónico, así como otras sustancias combustibles. Suelen tener una vida útil que oscila entre los ocho y los doce meses. Se usan principalmente para barrenar en terrenos donde no hay presencia de agua, generalmente en voladuras bajo tierra
  • Hidrogeles. No poseen ninguna sustancia explosiva por sí mismos en su composición, pero provocan una detonación al ser accionados por un detonador. Sus principales ventajas son una gran potencia y una considerable resistencia al agua. Sos bastante seguros en cuanto a su transporte y manipulación. Su labor es muy efectiva en terrenos de rocas que tengan una dureza media o alta, incluso aunque haya agua. 
  • ANFO. Son explosivos compuestos en su mayor parte por nitroglicerina y gasoil. No tienen ninguna resistencia al agua y su potencia es baja o media. Se suelen utilizar en terrenos de rocas blandas y para voladuras subterráneas. No es recomendable su uso en cielo abierto, debido a su elevada producción de gases al detonar. 
  • Emulsiones. Se componen de nitrato amónico o nitrato sódico, una parte de agua, gasoil y otros productos tales como ceras y agentes emulsificantes. Tienen las mismas características que los hidrogeles, pero ofrecen aún más resistencia al agua y su velocidad de detonación es mayor
  • Pólvora. Se compone de carbono, azufre y nitrato potásico. Su principal problema es que no resiste al agua. En cuanto a su acción, es de una propulsión más que rompedora. Los humos que emite tras explotar son tóxicos, por lo hemos de tener especial cuidado en las voladuras subterráneas.
  • Explosivos gelatinosos. Son los denominados gomas. Están compuestos por nitroglicerina, oxidantes, estabilizantes y sustancias combustibles. Se caracterizan por una gran resistencia al agua y una elevada potencia de fragmentación
Publicado por

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita porPosada

Deja tus comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *